PhD (c). Alejandro Mier Uribe
CEO Target Publicidad

El término metaverso ya tiene meses que se popularizó en Silicon Valley, pero no fue hasta octubre que el mundo lo conoció gracias a que Mark Zuckerberg rebautizó a Facebook como Meta. Metaverso o metauniverso, es un acrónimo de «meta» –más allá– y «universo», lo escuchamos por primera vez con Neal Stephenson en su novela de ciencia ficción Snow Crash y se trataba de universos virtuales paralelos al mundo real. Ello no hace más que comprobar una vez más que lo que hasta hace poco era una fantasía, hoy lo comenzamos a ver en los hechos (¿sucederá lo mismo con los temas de contactos extraterrestres? ¡Qué emoción!). Esta vez, con Meta, se trata de una ¿nueva realidad? que nos llevará a espacios virtuales para vivir una experiencia inmersiva y multisensorial gracias a una constelación de tecnologías lidereadas por la realidad aumentada, el 3D y la realidad virtual. En los metaversos, a través de nuestros avatares, los humanos podremos interactuar social y económicamente en un ciber espacio compuesto de entornos que emulan el mundo real, pero sin limitaciones ¿maravillos, no? 

¿Por qué se dice que con metaverso estamos entrando a la siguiente generación del internet? Y es justo aquí en donde empieza lo bueno y lo que pudiera parecer un juego o una simple experiencia, se trenza, se enreda se enmaraña, con la realidad y entonces, todo confundido, no sabrás qué parte es fantasía y qué parte real porque tu tiempo, atención, emociones, etc., es decir tu vida y hasta tu dinero sí que estarán por completo ahí. Y eso, vaya que sí será un hecho real, veme creyendo.

Precisamente es en esta parte del análisis donde mi torpe cerebro, siempre molestándome con sus insoportables ganas de encasillar todo en lo racional, se burla de mi y pregunta, a ver Alejandro, entiende por favor ¿qué tiene de raro? invertir en un terreno, obra de arte, producto comercial, que solo existen en un mundo virtual… y que ese mundo virtual tampoco existe todavía, es del futuro… ah, y súmale que lo invertirás en criptomonedas con todo y su volatilidad. Y por loco que parezca, ¿cuál creen que es mi conclusión? Sí, buscaré formas de inversión… tal cual como  la compañía neoyorquina Republic Realm anunció una inversión de 4.3 millones de dólares en terrenos digitales en uno de los sitios virtuales creados para socializar e ir a conciertos: The Sandbox. O como Tokens.com, empresa canadiense de criptomonedas, que invirtió 2.4 millones de dólares en terrenos en Decentraland, una plataforma similar. Y así me podría seguir, porque ya existen datos de compras por más de 100 millones de dólares en tan solo una semana, en terrenos virtuales de los cuatro principales sitios del metaverso: The Sandbox, Decentraland, CryptoVoxels y Somnium Space. 

Ahora bien, si lo analizamos desde otro ángulo ya no suena tan absurdo; comenzemos por recordar que en 2006, un promotor inmobiliario acaparó las noticias por haber ganado un millón de dólares con un terreno virtual vendido en Second Life. Sin ir más lejos, un bolso virtual de Gucci fue vendido en la plataforma Roblox en mayo por un precio más elevado que la versión real. Si pensamos que las compras virtuales se rigen por los mismos criterios que en la vida real todo comienza a cobrar sentido, es decir, la plataforma Decentraland venderá tiendas virtuales para marcas de lujo, la cual en el futuro será una zona de moda llena de gente, pues claro que las marcas quisieran invertir ahí (Tockens.com ya lo hizo). Un buen termómetro que da más certidumbre es un reciente festival de música en esa plataforma que atrajo a 50,000 espectadores. 

Como conclusión por esta ocasión, de un tema que dará para mucho, baste decir que hoy en día ya estamos rodeados de “pequeños metaversos”: los propios videos juegos, conciertos virtuales en donde cada vez crece más el número de espectadores, artículos de arte y diseñadores de prestigio que venden obras y moda en formato virtual. Aquí está ya, podemos comprar, jugar, asistir a eventos y, desde luego socializar, todo en un mundo virtual que en poco tiempo verá exponenciado su alcance a niveles insospechados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú